Puerta de hogar

20130901-094335.jpg

Floreces en mi…
los secretos de tus nervios se revelan en cada glóbulo de mi sangre.
Aquí parado en tu portal,
Soy presencia invisible,
secreto vestido de eco y sombras de colores.
Soy libertad silente y bocanada de entusiasmo, mirándote dormir,
viendo el sol bailar con la luna en el brillo de tu pelo suelto al viento.

Bendito ese aire…
y el sexo reparador del séptimo día por la mañana,
juntos el barro y el agua danzando el génesis,
barnizados en estrellas, creando y aliviando vida sobre una cama,
librando endorfinas en dos almas hechas un solo cuerpo.

Eres complemento…
lo que me falta para una vida plena,
eres método y sustancia,
mientras hayan días en tu camino habrá redención en los míos.

Mi alma te recrea…
nuestras pieles se disuelven en mieles y discurren por las calles sinuosas de aquella ciudad abotonada al horizonte del mar.
Serpentean costa abajo, brillando a su paso lento, para terminar siendo ámbar de atardecer marino, llegando de nuevo a tus piesitos pálidos:
el Finisterra del camino y la puerta de mi hogar.

Publicado por

Xavier

Politólogo (UCV y UAB). Magíster en Estudios Latinoamericanos (USAL). Director de la ONG Entorno Parlamentario (@eparlamentario). Miembro del equipo directivo de @EducaMiranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s