In-dependencia: Los 200 años de Latinoamerica

Por Mauricio Phelan (Publicado en Ballotage 21/09/2010)

Si revisamos la historia como disciplina, indagando en los preceptos básicos, propios de la racionalidad procedimental historiográfica, podemos encontrar uno de los argumentos más característicos que definen la actividad del historiador: la revisión de los hechos del pasado originada por una inquietud actual, es decir, la investigación histórica como una necesidad de hallar respuesta a una motivación del presente. Este argumento planteado entre otros por Benedetto Croce para señalar las características esenciales de la historia cómo disciplina, pudiera tener aplicación en cualquier momento y lugar. Incluso se puede afirmar que se tiende a abusar de esta premisa, utilizándola con fines políticos contemporáneos, tal y como es el caso de buena parte de las repúblicas hispanoamericanas con la figura de algunos de sus héroes libertadores, con capacidad de otorgar inspiración popular, legitimidad y consistencia a la oratoria de cuanto líder se asome por balcones y tribunas.

No obstante la utilidad política, esta práctica de acudir a la historia como recurso presente, adquiere simbolismo en cuanto gesto conmemorativo justamente cuando este año 2010 se celebran los doscientos años de aquella primera manifestación de gobierno autónomo, expresada en una declaración de lealtad al rey de España Fernando VII, quien depuesto por la invasión de José Bonaparte desde Francia, dejaba sin la iluminación del rey a las colonias españolas. Los hechos posteriores a aquel suceso fueron marcados por el enfrentamiento entre ciudadanos de un mismo territorio que, con más características de una guerra civil que un enfrentamiento entre criollos y españoles, originarían la conformación de la República. La fundación de esta forma de Estado vendría inspirada en las experiencias de la revolución francesa y la independencia de Estados Unidos, no obstante se fundirían con ideales propios en el imaginario de los pueblos y en las voluntades de aquellos líderes de carne y hueso que con el correr de los años serán elevados a otras categorías de lo divino.

En este contexto surgen dos planes para levantar el poder en la región, encarnados en la figura de San Martín y Bolívar quienes tienen un encuentro magistral el 26 de Julio de 1822 en Guayaquil, Ecuador. Son los dos héroes de la América española emancipada, el primero llevaba una cuenta de 3 países liberados: Argentina, Chile y Perú; el segundo 2: Venezuela y Nueva Granada, por lo que la reunión en Guayaquil resultaba determinante para la consolidación de un solo liderazgo. Por un lado podían hallarse ideas relativas a la república como forma ideal, como es el caso de Bolívar. Por el otro la instauración de monarquías constitucionales, como el caso de José de San Martín, quien buscaba por los reinos de Europa la disposición de algún monarca que honrara a nuestros territorios con su gobierno. Sin embargo en ambos casos coincidía la idea de independencia política y económica. La reunión de los dos libertadores se llevó a cabo sin arrojar mayores detalles de lo conversado, pero curioso es que José de San Martín cedió a la voluntad emancipadora de Bolívar. Fiel a su temperamento fuerte, pero movido por la discreción, a diferencia del caraqueño de perfil grandilocuente y exhibicionista. Otra de las premisas o clichés de la historia es que ésta es escrita por los ganadores, lo que en este caso daría como héroe mayor a Simón Bolívar, quien luego de tener el marcador en 2 independencias remontó a 5, luego de crear Bolivia y la Gran Colombia, la que luego se dividiera en 3.

Pese a las diferencias que pudieran hacerse notar entre ambos libertadores, cierto es que ambos lucharon por la libertad y la autonomía, y más que suponer el establecimiento de repúblicas como forma de Estado, demostraron la voluntad de darle independencia a las colonias hispanas. Esta pretensión fue hecha realidad en cuanto a la declaración de principios, los cuales establecen formalmente en acta la liberación de los territorios y la formación de la república. Esta independencia, como se ha señalado fue expresada formalmente, aunque en la práctica se ha desenvuelto de distinta manera, dejando en evidencia una necesidad –real o impuesta- de intercambio comercial con otras naciones. Durante el S.XIX gran parte de la actividad económica estuvo dirigida hacia Europa, luego en el S.XX con las Guerras Mundiales el destino se dirigió hacia el norte, enfocando a EE.UU. como el principal socio y protector/interventor. Las posturas respecto a esta relación varían dependiendo la posición política e ideológica de cada quien, sin embargo durante la mitad y segunda parte del S.XX, surgió una teoría que revelaba la necesidad estructural de la región latinoamericana con las economías industrializadas, esta fue la teoría de la dependencia, que a su vez promovía un tipo de desarrollo inspirado en el keynesianismo, es decir, sustentado en el respaldo económico del Estado. Teóricos como el argentino Raúl Prebisch o los brasileños Fernando Henrique Cardoso y Theotonio Dos Santos concibieron su teoría ubicando a los países latinoamericanos dentro de un contexto periférico que se relacionaba dependiente a un centro industrializado, lo que relegaba a aquellos países a la pobreza y al subdesarrollo.

Por diversas causas la teoría de la dependencia tuvo su ocaso, algunos sostienen que por la “neoliberalización” de algunos de sus teóricos, otros por influencia de la caída del bloque soviético. Cierto es que cuando gran parte de los países latinoamericanos celebran su bicentenario, esta realidad signada por la dependencia económica con países centro como EE.UU. y aquellos de Europa occidental ha cambiado, dando forma a un nuevo tipo de relación más amplia que, si bien sigue basado el intercambio de materias primas por manufacturadas, tiene a nuevos actores que permiten una negociación distinta, con mayores beneficios para los ciudadanos. Estos nuevos socios son China e India, quienes ofrecen nuevas condiciones para el intercambio comercial, reduciendo la dependencia de las economías emergentes que hasta el momento contaban con un sólo actor principal. El Banco Interamericano de Desarrollo en su último estudio propone el intercambio comercial con la India, quien se presenta como una excelente alternativa de mercado por el crecimiento de su potencial comparado con China, y prudente para la región latinoamericana, tanto para acelerar el crecimiento económico como para reducir los costos del comercio. En el mismo marco de las celebraciones por el bicentenario, la revista inglesa “The Economist” titula uno de sus artículos principales que ahora Latinoamérica no es el patio trasero de nadie, haciendo alusión a la histórica relación entre América Latina y EE.UU.

No obstante la ampliación de ofertas comerciales para la región, que significan menor dependencia con las potencias económicas tradicionales, el desafío de cara a los trescientos años debería ser la diversificación de la economía, disminuyendo la dependencia económica con las materias primas que sólo por hoy dan buenos resultados.

Fuentes

  • Croce, Benedetto. (2005). “La Historia como hazaña de la libertad”. FCE.
  • Vallenilla Lanz, Laureano. (1991). “Cesarismo Democrático”. Biblioteca Ayacucho. Caracas.
  • Iwasaki, Fernando. (2008). “Republicanos: Cuando dejamos de ser realistas”. Algaba, Madrid.
  • Dos Santos, Theotonio. (1973). “Imperialismo y Dependencia en América Latina”. Standfors, California. IPS.
  • Estudio del BID propone incrementar comercio y cooperación entre la India y América Latina Iadb.org
  • The Economist: “Nobody’s backyard” Economist.com

Enlace original aquí

Noticias Relacionadas:

Publicado por

Xavier

Politólogo (UCV y UAB). Magíster en Estudios Latinoamericanos (USAL). Director de la ONG Entorno Parlamentario (@eparlamentario). Miembro del equipo directivo de @EducaMiranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s