La propuesta de García contra la delincuencia: hemos avanzado poco.

¿Es suficiente tener más policías para contrarrestar el crimen?

Por Lucía Dammert. (26/07/2010)

El aumento de la inseguridad en Perú, la delincuencia y la sensación generalizada de orfandad frente a instituciones del Estado encargadas de controlar y prevenir este flagelo son hechos cotidianos.  En los últimos días diversos hechos han llevado a la propuesta de un programa de seguridad pública basado en aumentar la cantidad de policías patrullando las calles, tratar de incrementar la dotación entre otras declaraciones que parecen más expresiones de deseo que políticas concretas.

La mala noticia es que nada de eso sirve realmente para enfrentar el delito o la sensación de inseguridad.  Hace muchos años se concluyó en diversos estudios que el patrullaje aleatorio (sacar a la policía a caminar) sin una estrategia clara de cobertura territorial tiene impacto muy bajo en los índices de criminalidad.  Peor aún cuando los niveles de corrupción son altos y la capacidad interna de controlar el cumplimiento de los recorridos o las tareas definidas como prioritarias es mínima.  De hecho, la medida puede tener consecuencias negativas si por ejemplo se aumenta una dotación policial sin capacitación reciente para enfrentar los problemas ciudadanos o las nuevas formas de organización criminal.

El segundo tema claro en vinculación con las políticas de seguridad es que requieren de apoyo político sostenido y sus resultados son de mediano plazo. Por ende, el Presidente debe comprometerse con una mirada integral de reforma de la policía que involucre desde mayores requerimientos de ingresos, mayores niveles de capacitación, definición de sistemas claros de gestión, desarrollo de estrategias de trabajo territorial hasta mecanismos efectivos de presupuesto, mejores sistemas de protección social para los funcionarios y sistemas de información integrados.   En la actualidad no sabemos mucho sobre la delincuencia en el Perú, los datos son parciales, esporádicos y poco integrales,  los medios de comunicación muestran hechos cotidianos que evidencian una problemática pero no permiten identificar tendencias o zonas de mayor concentración delictual.

El Gobierno se equivoca si cree que los ofertazos permitirán ganar tiempo en un alicaído debate interno sobre las mejores medidas para enfrentar la delincuencia. Por el contrario, las ofertas generan una ciudadanía que espera resultados rápidos con un potencial de frustración inmediato.  Los candidatos a alcaldes tienen la responsabilidad de proponer políticas claras en este tema, reconociendo el rol que les compete, dejando de lado propuestas que son inviables en el corto plazo o centradas en el rol de la policía.

Se abre un espacio de debate en el Perú sobre un tema  que reconoce la importancia de la desigualdad, la falta de oportunidades, la cultura de la ilegalidad y la corrupción. Ojala que el mismo sea aprovechado para que se diseñen e implementen políticas serias y rigurosas en la materia.  El país no está para jugar con su futuro, las consecuencias no deseadas del aumento de la delincuencia impactan en la calidad de vida de los ciudadanos y en nuestra ya débil democracia.

Haga Click aquí para ir al enlace original.

Publicado por

Xavier

Politólogo (UCV y UAB). Magíster en Estudios Latinoamericanos (USAL). Director de la ONG Entorno Parlamentario (@eparlamentario). Miembro del equipo directivo de @EducaMiranda

Un comentario sobre “La propuesta de García contra la delincuencia: hemos avanzado poco.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s