El nuevo Cisma hemisférico

Tal como lo representó para su época la imagen inquietante de Calvino, Lutero y Zwinglio, para el otoño la edad media en Europa, en la historia de occidente existen aún dinámicas políticas continentales, que si bien no están cabalmente coordinadas, ponen de manifiesto la obsolescencia de los órdenes precedentes, así como también revelan cuánto nos parecemos los occidentales al pensar y al actuar.

Con una particular volatilidad pareciera que en nuestra conmovida América Latina, palpitan fuerzas políticas, que nos avizoran nuevos desafíos tanto de gobernabilidad como de ciudadanía, a los cuales el liderazgo político resulta pueril y aún inhábil. En efecto, las declaraciones del presidente Chávez del pasado domingo anuncian tiempos aciagos para la todavía inexperta diplomacia regional. El representante neogranadino de la máxima instancia hemisférica el Dr. César Gaviria, debe encarnar, el líder de un organismo imbuido en una de sus peores crisis desde finales de los ochenta, con los resabios de los conflictos de Centroamérica.

La convivencia intranquila entre la injerencia internacional y la “soberanía nacional”, ponen en riesgo de muerte la beligerancia y legitimidad de la comunidad internacional en sus imprescindibles labores de mediación, arbitraje y resolución pacífica de conflictos, ante tan soberbias posturas. Hace muy pocos días Venezuela, en su condición global y dada su importancia para la precaria estabilidad financiera de la región, era un país que merecía un “Grupo de Amigos”, así como la asistencia de países “hermanos”, sin olvidarnos de la petición de que “no se olviden de Venezuela este año” que anunciara el mismo presidente en el acto de entrega de la Presidencia del “simbólico” Grupo de los 77 + China.

De no asumirse una actitud de mayor autoridad y legitimidad por parte de la OEA, no tan solo los Estados Unidos pudieran perder el control en el caso Venezuela -el cual resulta por demás “existencial” en su belicista política exterior – sino también América Latina perdería el control “pacífico” de su propio destino. Más aún cuando la aplicación de la Carta Democrática se ve como una probabilidad cada vez más remota.

Entonces, ¿qué país lanzará la primera piedra sobre Venezuela? ¿Bolivia, Perú, Colombia o Argentina?, ¿de qué lado se romperá la cuerda?. Pareciera entonces que hay acusadores, pero por ahora están muy ocupados. Las declaraciones de funcionarios colombianos, norteamericanos entre otros son la más fiel demostración de la infructuosa política exterior regional en asuntos tan delicados como los que vive nuestro hemisferio.

Así pues la dinámica política de nuestro continente en los albores del siglo XXI, pareciera apuntar hacia un Cisma institucional en el hemisferio de grandes magnitudes, al cual no alcanzaría una “reforma del Estado” y de los organismos regionales, sin poner una gran cuota de responsabilidad en la organicidad de la ciudadanía, evitando así nuevas hostilidades como las manifiestas cada “Aló Presidente”.

Publicado: (10/03/2003) El Diario de Caracas

Publicado por

Xavier

Politólogo (UCV y UAB). Magíster en Estudios Latinoamericanos (USAL). Director de la ONG Entorno Parlamentario (@eparlamentario). Miembro del equipo directivo de @EducaMiranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s